You Must have a Eugenic Certificate.



The Kallikak Family: A study in the Heredity of Feeblemindedness (1912) es un estudio realizado por Henry Herbert Goddard (1866 – 1957) sobre la debilidad mental. Hace unas semanas me pidieron que escribiera sobre este libro y la eugenesia positiva porque pensaron que sería un tema curioso que no mucha gente conoce. Cuando me puse manos a la obra y tras hablar con mi profesor de Historia (Gabriel Ruíz Ortiz), descubrí que sería una lástima comenzar con este estudio sin tratar de las raíces de la eugenesia, es decir, olvidándome de Sir Francis Galton (1822 – 1911). La biografía de este autor, nieto de Erasmus Darwin por parte de madre y primo, por tanto, de Charles Darwin, es esencial para comprender sus actividades científicas y para esclarecer por qué fue la eugenesia positiva lo más importante de sus investigaciones en herencia, antropología y estadística. Galton contribuyó a la psicología aplicada no sólo por inventar tests mentales, sino por implantar las tasas por un servicio en la práctica profesional. Además, propuso el uso de huellas dactilares como identificación personal, el retrato robot e inventó la técnica de asociación libre para examinar la memoria, entre otras aportaciones, pues su fortuna facilitaba investigar todo aquello que su curiosidad y creatividad preguntaban. Por tanto, si se desea conocer por qué llegó la eugenesia, es de obligatorio estudio la vida de Francis Galton. Sin embargo, intentaré limitar todo lo posible esta entrada en Columbus centrándome en algunos conceptos que ayudarían a comprender qué es la eugenesia y su importancia en la historia.




Los test mentales surgieron en el siglo XIX por motivos educativos pues los gobiernos querían comenzar a establecer criterios académicos para evaluar a sus estudiantes y poder medir las diferencias en las capacidades mentales. Algunos de estos primeros tests se basaron en la frenología heredada de Gall (1758 – 1828), pero no cumplieron las expectativas y dejaron de funcionar. Gran Bretaña y Francia desarrollaron métodos más científicos influidos por las filosofías de cada país. Es dentro de esta corriente inglesa donde surgió Francis Galton influido por las raíces del empirismo británico. Este Sir comenzó a interesarse por la evolución de los rasgos mentales y la importancia de su herencia, siendo la inteligencia la capacidad mental más importante de todas. Además, creía (al igual que otros científicos, como Broca, 1824 – 1880) que conforme mayor fuese el cerebro, mayor sería la inteligencia de la mente. Por tanto, la cabeza se convertiría en una medida de la inteligencia. En 1833 acuñó el término eugenesia y su objetivo era el perfeccionamiento de la especie humana, por tanto, la reproducción selectiva de los seres humanos mejoraría la especie con mayor rapidez que la educación recibida.


Galton publicó La Herencia del Genio en 1869 y en esta obra fundamentaba las teorías de su trabajo sobre los estudios hereditarios. Entendía la herencia como un fenómeno global que era el fundamento clave de su doctrina o “ciencia” eugénica: 


«Demostraré que existen agentes sociales corrientes, cuyas influencias casi no se sospechan, y que en estos mismos momentos trabajan a favor de la degeneración de la naturaleza humana, mientras que hay otros que trabajan a favor del perfeccionamiento. Mi conclusión es que cada generación tiene un enorme poder sobre las dotes naturales de aquellos que la seguirán, y mantengo que es una tarea que le debemos a la humanidad el investigar la amplitud de tal poder y el ejercitarlo de tal manera que, sin ser imprudentes hacia nosotros mismos, sea lo más ventajoso posible para los futuros habitantes de la tierra»

Otro de los apartados en esta obra era la clasificación de los hombres según sus dotes naturales: 
«(…) reconozco el gran poder de la educación y las influencias sociales en el desarrollo de los poderes activos de la mente, así como reconozco el efecto de uso en el desarrollo de los músculos del brazo de un herrero, y no más que eso. Dejemos al herrero trabajar como quiera y encontrará que hay ciertas cosas que sobrepasan su poder y que sin embargo están al alcance de la fuerza de un hombre de construcción hercúlea, aunque este último haya llevado una vida sedentaria»
Galton reconocía que la educación y el contexto social en una persona tenían un papel influyente en el desarrollo de la mente, entendida ésta como una parte más del cuerpo que podría ser ejercitada, pero con la limitación y determinación de la herencia. La habilidad natural es para Galton el conjunto de las características del intelecto de la persona y la disposición que le impulsan a conseguir grandes metas con un trabajo constante. Este es el camino que conduciría a la eminencia, teniendo en cuenta que tanto las cualidades del intelecto como la propia motivación al trabajo son componentes hereditarios. Para el estudio de las habilidades naturales empleaba la Ley de la Desviación de la Media; existiría una capacidad en una población que será total y completamente constante y las desviaciones de la media deben seguir la ley que gobierna a todas las desviaciones de la media verdadera. Por tanto, las desviaciones de la capacidad mental hacia arriba serían el genio y hacia abajo serían la estupidez.


Investigaciones sobre las capacidades humanas y su desarrollo fue publicado 14 años después (1883). En dicha obra encontramos el estudio sobre cualidades y facultades humanas, medidas corporales, análisis del carácter, diferencias de sexo, particularidades de los criminales y locos, imaginaciones mentales, el fenómeno de asociación mental, la influencia de la raza y, como ya hemos tratado, la importancia de la herencia de las habilidades naturales. Galton, concluye que no podemos dejar de comprobar que las facultades de la humanidad son, generalmente, inadecuadas para mejorar la civilización y que necesitamos favorecer el avance de la raza humana.

En 1904 donó 1500 libras para una beca de investigación en eugenesia y una oficina de registro eugenésico en la Universidad de Londres, y contribuyó a fundar la Eugenics Education Society en 1907. La eugenesia atraía a cualquier tendencia política (¿leyes de herencia y desarrollo, para los conservadores, o reforma social, para los socialistas?) y durante toda la primera década del siglo XX fue el tema principal en Gran Bretaña. Pero, la eugenesia positiva británica no afectó como en Estados Unidos e influyó moderadamente en la política pública. Fue en Norteamérica donde la eugenesia se empapó del racismo y donde verdaderamente se practicó. Cattel (1860 – 1944) creó el término test mental y usó los métodos galtonianos en Estados Unidos, mientras que Terman (1877 – 1956) tradujo y estandarizó los tests de Binet, pues habían causado sensación entre los psicólogos estadounidenses, y estableció la inteligencia media normal en 16 años. Por otra parte, Goddard acuñó el término morón (imbécil) para todos aquellos cuya edad mental fuese inferior a los 13 años. La influencia de los tests mentales fue muy profunda y con gran impacto social ya que la educación y la carrera profesional de muchas personas se vieron afectadas e incluso determinadas por una puntuación en un test. Los galtonianos estadounidenses veían a los inmigrantes como escoria y a quienes la educación no ayudaría, por tanto, se debían tomar medidas: se tendría que controlar la inmigración de los estúpidos en Estados Unidos y que los afectados norteamericanos no se reprodujesen. Los débiles mentales debían someterse al control del estado para evitar la expansión de la inteligencia deficiente pues ¡tenemos que estar seguros en la tierra de la libertad!

Muchos detalles han sido obviados en mi entrada, pero finalmente y controlando mi gran interés por este tema, querría terminar con las implicaciones de las aportaciones de Galton en la Historia. La eugenesia es un terreno de la Historia de la Psicología bastante amplio, empezando con nuestro Sir inglés y su biografía, pasando por las influencias de Binet desde Francia (que han sido poco comentadas en esta entrada) hasta el impacto que tuvo las teorías galtonianas en Estados Unidos. Es interesante cómo surge, cómo afecta en Inglaterra y en Norteamérica, las personas implicadas y su influencia social. Estamos hablando de consecuencias como la división de clases sociales en función de la edad mental, leyes de esterilización en mujeres (como el caso de Buck contra Bell en 1927), tests en el ejército, control de la natalidad, tipos de matrimonios permitidos, implicaciones políticas, racismo, clasificación y marginación de las personas, determinación de la herencia y nula consideración al contexto, instituciones de control y aislamiento, manipulaciones, falsas mediciones, y el impacto de una corriente en la psicología aplicada. La Historia hay que descubrirla y entenderla en su contexto, pero no por ello dejar de mirar atrás para meditar sobre cómo y por qué hemos llegado hasta aquí en Psicología. Yo a veces me pregunto: ¿No seguimos clasificando a las personas en función de unas puntuaciones? ¿No estamos pues determinando una vida al medicar a un niño que ha cumplido los criterios diagnósticos de TDAH?

                                         Mercedes García Pérez-Luna.

Bibliografía


Álvarez R. (1985). Sir Francis Galton, padre de la eugenesia. Madrid: Centro de Estudios Históricos, 1985.

Álvarez R. (1988). Herencia y eugenesia. Madrid: Alianza Editorial, S.A., 1988.

Gould, S. J. (1981). La falsa medida del hombre. Barcelona: Drakontos Bolsillo, 2009.

Leahey, T. H. (2005). Historia de la Psicología. Madrid: Pearson Educación, S.A., 2008.

Con la tecnología de Blogger.

Instagram