Conductismo, ¿¡no es aplicable a las personas!?

Colaboración invitada de Héctor Mediavilla


Alguna vez he leído o escuchado eso de que el conductismo “no es aplicable al ser humano”. Sí, ya sabéis, que solamente vale para los animales del laboratorio, que las personas funcionan de otra manera y no tiene nada que ver el comportamiento humano con lo que dice el conductismo de los “bichos”…

¿Qué pensáis al respecto? ¿Cómo se os queda el cuerpo después de escuchar algo así? Os diré lo que pienso yo…

Yo pienso que es evidente que este es uno de los mitos que circulan por ahí, y que sin embargo no se corresponde en absoluto con la realidad. La prueba la tenemos en todas partes.

Por ejemplo, cada día millones de personas se levantan por la mañana temprano para seguir un programa de razón, cuya recompensa será un premio canjeable por otros muchos reforzadores: el dinero. Es decir, que un animal de laboratorio aprieta una palanca para conseguir comida y cualquiera de nosotros trabaja un número de horas poniendo en práctica una serie de conductas para conseguir nuestro salario. ¿O acaso iríamos a trabajar todos cada mañana si no existieran estos programas de refuerzo?

El conductismo de hecho está implícito en la racionalidad de los modelos económicos que se emplean en la actualidad. Los economistas no hablan de premios y castigos, pero sí de beneficios y costes. Cuando los economistas quieren que se produzca un cambio en el comportamiento utilizan el dinero (un reforzador) para incrementar costes o añadir incentivos y así modificar nuestra conducta en la dirección que ellos quieren.

Por ejemplo, si persiguen provocar que haya más sitio para aparcar en una zona concreta te cobrarán por hacerlo allí. Es decir, “te castigarán” por estacionar. Así solucionan el problema del aparcamiento y recaudan de paso. ¡No son listos ni nada!

Esta es la lógica que siguen a menudo desde la administración y también muchas empresas lo utilizan con sus usuarios. Otra cosa es que a veces no se acierte al ponerlo en práctica o que no sea algo justo dependiendo de cómo se platee.

¿Alguna vez discriminaste entre los modelos de coche “buenos para ti” y aquellos que “no te comprarías”? ¿Alguna vez hiciste una generalización? ¿Alguna vez evitaste algo que temías o participaste en un juego siguiendo unas reglas? Pues esto también es conductismo.

Así es que tenemos ejemplos en nuestra vida bien claros de cómo las personas se comportan según lo que describe el conductismo. Otros ejemplos  son las máquinas tragaperras en los bares (programas de razón variable), las dinámicas de oferta y demanda (suben el precio en función de la demanda para disminuir la misma y que se ajuste a la oferta), o nuestro comportamiento social en función de la penalización o aplauso del resto.

Así que sí, el conductismo explica muy bien muchos aspectos de nuestro comportamiento. Resulta bastante evidente viendo estos ejemplos y otros muchos que existen, y no tendría mucho sentido decir lo contrario.
Con la tecnología de Blogger.

Instagram